La pandemia ha dado lugar a nuevos procesos empresariales. ¿Cómo influirá esto en el futuro? Muchos emprendedores han perdido su trabajo, ¿cómo ha afectado la COVID-19 en el entorno de la emprendeduría?

Un año después que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia de la COVID-19, los empresarios afrontan una recesión sin precedentes en la economía mundial. Los números se están haciendo añicos en todas partes. No hay país que no esté en rojo. En 2020, el PIB en España se contrajo un 10,8 %, la mayor caída desde la Guerra Civil en 1936, el consumo de los hogares se hundió un 12,4% y hubo una destrucción de 962.000 empleos a tiempo completo. No obstante, se espera un efecto rebote para 2021, en parte gracias al despliegue exitoso de las vacunas y a las subvenciones y ayudas financieras, con un posible crecimiento de un 4,2 % en España, un 6 % en Francia y un 3,3 % en Alemania. Crucemos los dedos para que así sea.

De hecho, si pensamos como ha afectado la crisis sanitaria por sectores, hay dos caras de la misma moneda. Existen modelos de negocio en auge actualmente como el farmacéutico, el comercio online, la entrega de alimentos a domicilio, los videojuegos, las plataformas de televisión on demand o las videoconferencias para teletrabajar; pero el panorama es completamente distinto y desolador si uno está administrando un hotel, un restaurante, un comercio minorista, o trabaja en cultura o deportes.

Según los últimos estudios de Cepyme, nueve de cada diez pequeños y medianos negocios (pymes) se han visto afectados por la COVID-19 y la mitad teme por su viabilidad en 2021, así como su valor de mercado. Si esto lo extrapolamos a grandes marcas, las cifras son espeluznantes, y prácticamente todas las empresas con los resultados más negativos han atribuido sus números rojos a la crisis derivada de la pandemia. Entre las más perjudicadas encontramos sectores como la aviación, los hoteles o la automoción.Por ejemplo, según fuentes de la Agencia EFE, la cadena de hoteles NH ha perdido alrededor de 218,5 millones de euros o la cadena Meliá que ha registrado pérdidas por valor de 358 millones de euros; IAG, el grupo que engloba a las aerolíneas Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus, perdió el primer semestre de 2020 la friolera cifra de 3.806 millones de euros; y Seat, marca española del grupo Volkswagen, ha visto como su cifra de negocio se ha reducido hasta un 40 %. Lo mismo ocurre con Airbnb que planeaba ingresar al mercado de valores en 2020, pero lo pospondrá para más adelante. Según el Financial Times, esta compañía ha reducido un 16 % su valor de mercado potencial.

LECCIONES PARA APRENDER

Después de un año de la COVID-19, hemos querido resumir una serie de lecciones a aprender:

  • Viajes limitados, especialmente viajes de negocios. Durante la pandemia, el éxito de las plataformas como Skype, zoom o Teams ha derribado la idea de viajar para hacer una reunión con un proveedor o cerrar un negocio con un cliente. Esto significa un ahorro en costes y ha mejorado la fluidez en muchas ocasiones.
  • El potencial crecimiento de la “desmaterialización” de productos y servicios. Esta propuesta estratégica de sostenibilidad hacia una reducción de residuos está en un claro auge, y pretende minimizar los costes de producción, utilizar de manera más responsable los recursos naturales y reducir la emisión de contaminantes.
  • Más agilidad en la toma de decisiones corporativas. Nos tuvimos que reinventar de la noche a la mañana con el confinamiento. Esto significó cambiar procesos y operaciones rápidamente, como por ejemplo, pasamos de asistir a clases a aprender on-line. Esta capacidad de agilidad y adaptación debe permanecer.
  • ¿La globalización terminará? ¿El modelo de abastecimiento de productos de bajo coste, donde China e India son los fabricantes mundiales, está obsoleto? Es una de las grandes incógnitas. Lo que parece más probable es que el mundo entre a una fase de menor internacionalización.
  • La población deberá estar lista para aceptar tecnologías de rastreo personal. El pasaporte COVID y el reconocimiento facial son dos ejemplos bien claros que nos conducen hacia un mundo más en sintonía con la obra de George Orwell, 1984. Es de esperar vivamos en una sociedad menos abierta y menos libre.
  • Esta crisis sanitaria ha cambiado las relaciones entre países y estados: presentando nuevos desafíos, nuevos riesgos, nuevos peligros, nuevas amenazas (salud y clima). Se producirán nuevas necesidades y modelos de negocio, y, a su vez, se crearán nuevas oportunidades para los emprendedores más audaces.

LECCIONES PARA EMPRENDER

Antes de entrar de lleno en las tres lecciones, debemos tener en cuenta que los emprendedores son habitualmente luchadores, optimistas y resilientes por definición. Muchos superarán este periodo difícil porque está en su ADN recuperarse. Segundo, esta crisis (como todas) tendrá un punto final. Y está será la señal para que muchos negocios vuelvan a arrancar de nuevo.

¿Cómo ser emprendedor/a en tiempos de la COVID? Para empezar, teniendo en cuenta un recordatorio básico: una empresa necesita tres activos para ser rentable y sostenible.

  1. El equipo humano

El principal activo de una empresa es siempre el grupo de trabajo que, con su talento y sus competencias, hace posible la organización creando valor para sus clientes. No obstante, si algo hemos aprendido en esta pandemia, es que podemos trabajar y organizarnos de formas muy diversas.

Durante esta crisis, el equipo debe seguir más comprometido que nunca. Trabajando y mejorando la comunicación interna como eje fundamental: reducir la incertidumbre tanto como sea posible, y asegurarse de que están sanos y seguros.  

Es cierto que el teletrabajo ofrece más flexibilidad, pero no siempre es la mejor solución. Hacer piña, y seguir cuidando los cuatro aspectos para mejorar la capacidad de la empresa: las competencias técnicas y las sociales; los incentivos y beneficios; la formación; y por último, el clima laboral y la motivación.

2. El capital

Las restricciones de movilidad, los retrasos en la cadena de suministro, la escasez de existencias o roturas de stock y las drásticas reducciones en la demanda de los clientes han impactando con gran virulencia en muchos sectores. De hecho, la falta de ingresos motivada por el impacto del coronavirus se traduce en una presión insoportable sobre las líneas de capital, tanto de explotación como de liquidez.

Por ello, los emprendedores/as deben preguntarse en tiempos de crisis: ¿cuánto dinero necesita mi empresa? ¿Por cuánto tiempo resultará necesaria una inyección de capital?

  • Por este motivo, primero hay que preparar un Plan financiero para este 2021, 2022 y 2023. Con un objetivo: trabajar para ganar, no para sobrevivir.
  • Segundo, la tesorería es la clave. Tenerla saneada, reforzar los flujos de liquidez y revisar todos los gastos (los no esenciales deben recortarse). Reducir costes en todos los departamentos y agilizar los pagos de los clientes.
  • Tercero, tener acceso al capital. Evaluar y calcular los riesgos potenciales en cada una de las entidades bancarias. Al mismo tiempo, asegurar la financiación para mantenerse con vida durante los próximos 18 meses. Y no esperar hasta el fin de la crisis para decidir o tomar acciones inmediatas.

3. El know-how

Todos los conocimientos que permiten a una compañía ofrecer su producto o servicio con un valor añadido son esenciales en tiempos de coronavirus. Sobre todo, habiendo aprendido de la crisis para solucionar problemas concretos, mejorando la propuesta de valor que se ajusta más al mercado.

¿Cuál es la propuesta de valor real? El pensamiento estratégico. Buscar, cambiar o adaptar la estrategia y poner en marcha nuevos procesos. Tomarse este tiempo para hablar e innovar con los mejores clientes: comprender por qué aman el producto/servicio y porqué podrían dejarlo. Es hora de innovar y forjar nuevas colaboraciones. De hecho, es bueno no olvidar que algunas de las empresas más disruptivas o interesantes de las últimas décadas se han creado o han despegado porque se han sabido adaptar a las diferentes crisis. ¿Estamos ya preparados para conocer a las nuevas empresas salidas de la COVID?

Autor: Joan Margarit, analista en Marketing y Comunicación.

Si te ha parecido interesante, infórmate sobre nuestro Bachelor in Management, nuestro Master in Management, o alguno de nuestros programas MSc.

work meeting

‹ Noticias previas Siguientes noticias ›